los güeyos de la neña

Como norma xeneral, la xente tien miéu a la muerte. Nun tienen na que ver les palabres altaneres, que munchos pronuncien cuando se fala d’esti tema, cola rialidá más brutal y cruel (pola so sencillez), na que te ves inmersu cuando t’atopes cara a cara, cola certeza más fondera de que tas dexando esnalar el caberu alientu la to vida.

La primer persona que vi morrer,’twas un paisano vieyu, enfermu de delles patoloxíes que nun vienen al casu y ensin más futuru nin posibilidá de llucha que siguir amestando más sofrimientu a la so agonía, antroxando un estáu deplorable que los demás daben por llamar vida. Yo enxamás había visto un muertu, pero eso nun me llamaba l’atención. Lo que de verdá me tenía intrigáu’twas el procesu en sí de morrer. Cómo finaba la vida, ensin entrar nel debate de plantegase’l pasu siguiente. Teo nidio que tamos bien influenciaos pola televisión, cine y demás hestories adornaes, por eso me chocó tanto la naturalidá del procesu. Un desendolcu normal, ensin sorpreses nin otra salida más natural que la esperada.

A los pocos díes tuve la oportunidá de ver el primer nacimientu d’una persona. Aunque foi normal y nun tuvo nengun’boutsaltu nin complicación, paeciome un actu violentu, de sufrimientu estremu, tanto pa la madre como pa la so fía. La neña llegaba a la vida berrando, inculcando esi sofrimientu a la xente que más la quería, como si supiera d’antemano a que mundu taba aportando.

Pasaron ya dellos añós, pero a vegaes, cuando veo esa guaja xugando na cai, alcuerdome del paisano que morrió tranquilu na so cama, de forma natural y cuando miro a los güeyos a la neña, faime que tenga menos miéu a la muerte.

Advertisements