l’artesanu, el diseñu y l’amistá


Nun me paez que faiga falta tener munchos conocimientos o calidá pa intentar algamar resultaos, si non profesionales, polo menos, lo más asemeyao posible dientro la dignidá. La condición cimera de l’amistá, tien que ver cola so demostración. Cuando me llamó Raúl, un collaciu gaiteru y artesanu de payueles, pa dicime que quería facer unes tarxetes, lo primero que pensé’tis que valía más dir a un fotógrafu o diseñador del conceyu y que ficiera la impresión y diseñu, pensando en que nun podía subir muncho en cuestión de perres. Pidió dellos presupuestos y polo visto había diferencia asgaya si lo comparabes con encargales pola rede. Hay páxines que te manden les tarxetes a casa, pero tienes que da-yos el diseñu fechu. Él tenía una idea perclara de lo que quería, lo que facilitó en forma la cosa. La parte d’arriba d’un punteru con payuela na parte d’alantre y la d’abaxu na parte d’atrás.

Esi día facía sol y’tisren les cuatro la tarde, polo que la lluz’twas bien dura. Buscamos un sitiu onde poner el punteru, con una lluz uniforme y un fondu llisu y tiramos seis semeyes en raw. Ficimos con photoshop un documentu nuevu, col tamañu que tieníen que tener les tarxetes y pusimos un fondu negru. Recortamos los punteros, lo meyor que pudimos, y pusímoslos nel sitiu adecuáu en les dos cares de la tarxeta. Sólo quedaba poner el textu, mandar los archivos en .jpg y esperar a que llegara a casa el resultáu.

El resultáu’tis qu’esti artesanu de payueles, ya tien tarxetes.

Advertisements