l’antroxu de misiegu

Cuando nun pues echar tol tiempu que te prestaría pa facer semeyes, siempres tienes dalgun sitiu a mano, onde facer una escapadina curtia y poder desfogar. Lo malo’tis, que col tiempu, canses de retratar siempres lo mesmo y la inspiración muerre a manes de la rutina. Poro, tener un sitiu onde, a la quinta vegada que vas, inda atopes semeyes que facer,’tis percomplicao.

La oriella este de la desembocadura de la ría maliaya, tien el nome de la sablera Misiegu. El xuegu de lluces y reflexos que regala’l tapecer dende esta sablera, fai que, aunque repitas llocalización a la hora de salir a retratar, siempres paez que tas nun sitiu estremáu y enxamás defrauda.

El sitiu’tis frecuentáu por dalgun pescaor y xente aficionao a la ornitoloxía, sicasí, normalmente’tis un sitiu pertranquilu, onde tas solu y pues concentrate tranquilamente na to xera.  Cuando fice estes semeyes namás me “molestaron” la típica familia madrilana que me taben viendo en metá del sableru, casi de nueche, col trípode y la cámara. El cabeza familia, entendíu na materia (y de xuru qu’en munches otres) nun paraba de repetir que’twas imposible que ficiera fotos, si ya’twas de nueche. Too esto mientres amosaba arguyosu la so réflex al pescuezu, col botonín oxidáu na posición AUTO (esto’tis una suposición mía…).

Pese a les afirmaciones del gran entendíu nel arte de la lluz, otra vegada más, nun me defraudó Misiegu. Nin la so lluz, que l’antroxa de forma estremada cada vez que la visito, bañando los montes, les orielles, l’agua y tolos habitantes de la ría. Ye una suerte tener un sitiu asina tan a mano, aunque grandes entendíos en fotografía piensen que tas como un burro, por intentar facer semeyes, casi de nueche, manchando los playeros de sable.

Advertisements