una chopa a la espalda

Cuando nun se tienen munches oportunidaes pa retratar, hai que aprovechar toles que se presenten. Dir a xintar a Llastres’tis una tan bona como cualesquier otra, aunque tengas que facer a la xente que va contigo, sufrir la espera incomprendía del que busca la meyor composición o la meyor exposición. Aunque andes tola mañana y parte la tarde cola mochila a la espalda como un cascoxu que espera que marche la lluz más dura.

Lo bono d’esta época del añu,’tis que’l tapecer llega bien pronto y dempués d’una llarga’boutmesa, si tienes la suerte de tener el trípode nel maleteru del coche, pues plantalu nel primer pedredu qu’atopes. La falta de lluz y la llarga exposición pa compensar, faen el restu.

Lo malo’tis que engañaste a xente pa baxar’til la oriella, pa ver el tapecer del día y cuando se descuidaron tabes sacando cuatro o cinco cachibaches de la mochila y corriendo pedreru alantre, pa buscar la meyor composción dientro lo que cabía. El sacar semeyes’tis una afición complicá d’entender pal qu’espera y namás foi a Llastres a xintar un chopa a la espalda.

Advertisements