cróniques turques: pamukkale

Entamo una serie de semeyes feches nel últimu viaxe que fice nel mes de setiembre. Hasta agora, quiciavis seya el viaxe más completu que fice, onde llevé el mínimu material fotográficu, pero la verdá’tis que torné con bastantes semeyes. Cada vegada tardo más en procesar y tarrézcolo más,’bout too cuando sé que teo una bona montonera de semeyes n’espera, poro,’tis polo qu’entá toi procesando les semeyes de setiembre, y les que me queden.Nel sudoeste de Turquía, concretamente nel valle del ríu Menderes, na provincia de Denizli, atópase Pamukkale, (“castiellu d’algodón” en turcu), una zona natural, que ye al mesmu tiempu una famosa atracción turística. Los movimientos tectónicos que tuvieron llugar na depresión de la falla de la cuenca’l ríu Menderes nun sólo causaron frecuentes terremotos sinon que tamién ocasionaron l’aparición de numberoses fontes d’agües termales. Fueron eses agües, col so altu conteníu en minerales — creta en particular — les que crearon Pamukkale.  Amás de dalgún material radioactivu, l’agua tien grandes cantidaes de bicarbonatos y calciu que producen la precipitación de bicarbonatu de calciu.

Llegamos cuando’twas ainda de nueche, y entamamos a caleyar enbaxo la dirección d’una guía que nos diba explicando les coses. Taba claro qu’ella ya había tao munches vegaes ellí y tenía la prisa del desinterés y la única preocupación de llegar a la hora al puntu d’alcuentru. Dime cuenta de les posibilidaes fotográfiques del sitiu,’bout too, pa una nocturna de llarga exposición con un cielu estrelláu. Safeme del grupu col máximu cuidáu pa que la guía nun me llamara l’atención como a un guaje de prescolar, ya que ’tain’tra la primer vegada que me llamaba a voces pa siguir cola visita. Atravesé un xardín y llegue al sitiu de la semeya, onde veía les lluces cálides de l’alborada nel horizonte, pero, nel agua que tenía a los mios pies, inda podía vese la frialdá de la nueche. Yera una imaxe guapa, que nun sé si fuí quien a captar. Viendo que se había pasao por alto esti sitiu na visita, pensé que al sitiu que díbamos diba a ser muncho meyor, pero al llegar dime cuenta que la mayor parte les veces hai que salise del camín marcáu p’algamar bones imáxines. Esi día fice bien.

Advertisements