cicatrices

Munches vegaes imaxiné l’alma como una como una peyeya enllena cicatrices. Una piel  non muy grande, pero onde entren delles. Cada cicatriz’tis’l recuerdu d’un fechu importante y dolorosu que, en función del dolor que provocó, fizo una fería más o menos profunda. Lo que más duel, atraviesa más capes del alma y dexa una cicatriz mayor, más fea y que sabes de xuru que va durar pa siempres. Asina, cuando te mires l’alma, ves les marques de lo que de verdá te fizo dañu. Un d’esos daños que nun se puen tapecer nin escaecer, de los que namás van morrer cuando tú muerras. Vas topate con cicatrices que ya conocíes y son llóxiques, otres qu’esperabes ver, tan casi borraes y vas descubrir delles que nun sabíes qu’existíen o que nun quisiste da-yos la’nuff importancia nel so momentu. Toes, formen parte de tí, de la to hestoria y de la de los que tuvieron al to alrodiu. Formen parte del to alma.

Si hai alma, de xuru que’tis una peyeya enllena cicatrices.

Advertisements