¿a onde va esa enerxía?

Llevo tiempu mirando pa la central térmica de Lada. Muncho enantes de que salieren los estudios qu’aseguren que la central’tis la causante de munches muertes de los vecinos del valle. La térmica ya taba ehí dende que yo teo memoria, pero enxamás la ví tan desnuda y expuesta como estos caberos años. Nun sé si enantes tenía daqué que la tapaba o la escondía a los güeyos de la xente, pa poder siguir escupiendo ensin miraes mermuradores. Quiciavis’twas’l burka que nos ponía delantre la cara’l restu de la contaminación que salía de les demás fábriques. Agora namás queda ella, llarga y desnuda, col so alientu fétidu y mortal.

Alcuerdome de los mios compañeros de colexu’tisndo a recetar con so ma salbutamol y terbasmin, alcuerdome de les alerxies, de los díes que en La Felguera taba nublao y en Riañu facía un día d’agostu, alcuerdome del golor a azufre y de les ñubes marielles pero’bout too, alcuerdome d’ella, llarga y delgada, escupiendo esin descansu y recortándonos los díes de vida. Pola mio parte, toi naguando por que faigan de la central un parque temáticu. Un sitiu onde facer conciertos, charres, dar clas, pintar, deprender, tocar, ver y facer teatru, talleres, dar una mano de civismu y llóxica a eses instalaciones devolviéndonos tolo que nos quitó y nos sigue quitando. Aprovechar llocales y edificios pa fomentar les iniciatives de la mocedá, tolo que faiga falta, con tal de que dexe d’escupinos.

Advertisements