güei

El tiempu tien una cosa bona o mala, según se mire, que’tis’l fechu de que too llega, por lloñe que tea. A la fín,’tis una cosa mala, por que la cabera cuenta atrás, cuerre a la nuesa escontra. Pero ente medies, hai otres cuentes que nun son tan gacientes pal nuesu futuru. La llosa implacable cai, añu tres añu, cola sensación de facelo cada vegada más pronto y cola indifererencia-preocupación cíclica en función del añu. En xeneral, queden los agradecimientos qu’enxamás se van poder saldar, por munchu tiempu que pase; l’aliviu por haber llegao, la preocupación polo que ya pasó y l’analís de lo escaecío, que suel venir de la mano colos tres o cuatro recuerdos que siempres vienen a la tiesta, nestes ocasiones. Ye tonto falar d’ello, por que nada ta de la nuesa mano. Un añu más, dende les 18:00 hores del 20 de Xunu de 1980.

Advertisements