nun entiendo a la xente

Nun’tis d’anguañu lo de nun entender a la xente, ya vien de fai tiempu. Unes veces pásense, otres munches queden curtios, pero paez que’tis difícil llegar a esi puntu mediu aristotélicu qu’abarca la escurridiza prudencia. Voi cuntavos una hestoria’bout xente.

Nuna villa asturiana cabezalera na so comarca, onde-y prestaba a la xente festexar les coses quemando pólvora en forma de volaores y decíase d’ellos que’tisren raros asturianos por facer vinu en vez de sidre y falar estremao al restu d’asturianos, había un hospital. La xente del pueblu y alredeores poníase malo y’twas vezu ingresar’til sanar definitivamente o da-y de xintar al de la funeraria. El casu’tis qu’había un costructor nel pueblu que supo aprovechar el “boom” urbanísticu inundando la so vida de trabayu y perres, munches perres. Pero les enfermedaes nun saben de cuentes corrientes nin poderes económicos y ataquen a toos por igual siendo la esceición que confirma la regla que diz,  que toos, nun somos iguales. El paisano ingresó y tras pasar les hores más complicaes embaxo una vixilancia acentuada pola gravedá de la so enfermedá, llegó’l momentu de baxar a la planta, onde los enfermos que nun necesitaben un cuidáu tan estrechu taben ingresaos. El casu’tis que una vez na so habitación la inquietú llaboral o’l folgamientu acentuáu poles hores ensin salir de la cama, ayudolu a discurrir la brillante idega que dexó cola boca abierta a tol hospital. Debía ser que nun-y prestaba’l collor de la habitación o que-y paecía que nun taba bien rematá, entós llamó a los pintores que trabayaben pa él y en una tarde pintaron la habitación del hospital al gustu del peculiar enfermu. Una nueva moda que’l SESPA va implantar nos sos hospitales. Si nun te presta la habitación que te tocó, pues tuneala al to gustu.

 Esto pasó fai dos díes.

Advertisements