el troncu la cerezal [capítulu final]

El domingu pola mañana respirábase nel pueblu esi ambiente de nerviosismu y movimientu coleutivu que daba a entender qu’ún d’esos acontecimentos, que pasaben cada munchu tiempu, diba a visitar a los vecinos. Yera un pueblín pequeñu, nel que nun pasaben coses demasiao importantes, pa bien o pa mal, asina que la culminación de l’incidente del robu na ilesia’twas daqué que diba a servir p’alimentar les conversaciones de la xente durante dellos díes y pocos queríen quedar ensin velo. Por eso mesmo, a la hora de la misa casi tol pueblu caleyaba en comuña, camín de la ilesia. La satisfación del cura’twas direutamente proporcional a l’asistencia de públicu y gozaba al ver la ilesia enllena, aunque fuera namai pol morbu de ver el resultáu final del trabayu del que se llevaba falando tol mes. Ente los asistentes, taba Minio, el paisanu vieyu que había “donao” la maera pa que sirviera de cuerpu a la imaxe del santu que se diba a venerar naquel pueblu. El cura dixo la misa y al finar puso la talla enrriba l’altar pa que toos la pudieran ver, al tiempu que falaba de la necesidá de sacala en procesión y festexar el día del so santu en virtú de los milagros qu’había fecho nel pasáu. Al llegar a esti puntu y ante l’asombru de toos, Minino llevantose del so asientu apoyándose nel cayáu y llevando una mano a la güevera, dixo estes pallabres, que nun se ma van escaecer mentres viva: “Na mio güerta te criaste, cerezal te conocí, los milagros que tú faigas, me los paso por aquí”.

Fin.

Advertisements