el troncu la cerezal [parte V]

A última hora de la tarde, el carpinteru salió a la puerta del so taller y vió como dellos vecinos se diben averando, pol camín qu’entraba na plaza po’l lláu la fonte. Llevaven tres carretillos con un troncu cada ún, recuerdu caberu del cadaver, de lo que foi un frutal altu y vieyu. El carpinteru fízo-yos sitiu na esquina de la esquierda’l taller, onde tenía más maera que ya enxamás trabayaría, pa que pudieran bascular la carga. A partir d’esi día, les manes del carpinteru entamaron a escaecer el propiu escaezu llaboral y nun tardaron en amigase coles ferramientes, coles que llevaben años ensin tener tratu, y en dexar la preba d’ello nos surcos de la maera. Tomó el trabayu con calma. Prestando-y cada vegada que la xente lu paraba pa entruga-y y sintiendo que toos taben pendientes d’una creación suya que diba a quedar lligada al nome del llugar pal restu la hestoria. El cura tamíén pasaba de xemes en cuando pola so casa pa ver como diba el trabayu, pero en nengún momentu intentó mete-y prisa o apuralu, por que sabía que’l pueblu enteru taba pendiente de que llegara el día que la ilesia se abriera a tolos vecinos pa mostrar la nueva talla del santu y cuanto más tardara, más interés y espectación diba a crear ente la xente. Tardó un mes en finar la talla’l santu.

Advertisements