el troncu la cerezal [parte IV]

Minio miró pal grupu de xente que se aconceyaba a la entrada la so finca y entamó a averase a nós cola tranquilidá asumida que da el saber, que llega un momentu na vida de toos onde poques coses te puen proponer, que te sorprendan o te ilusionen y poles que merezca la pena apurate pa conocer daqué unos segundinos primero. Asina que pudimos velu acercase, sele, con un pasu enllentecíu pola carga d’años, cañicando los brazos nun movimientu carauterísticu, como si l’aire pudiera echa-y un gabitu p’avanzar, dexando claro qu’en xamás diba a camudar, así lu esperara, la so muyer, el Papa o’l mismísimu demoniu. El tratu consistía en “donar” la maera la cerezal al pueblu, a cambiu de que dellos mozos trabayaren na so finca, cortándola y acarriándola pa que’l paisano nun tuviera que facer esfuerzu dalgunu. Esta’twas la esplicación simple, pero’l cura,’twas rapaz intelixente, lleía llibros y taba estudiáu, asina que presentó-y la ufierta hábilmente engalanada colos llazos de la manipulación, faciendo que paeciera un chollu la proposición y esin que naide se diera cuenta qu’en pocos díes volvería a tener otra talla que venerar, col esfuerciu de los demás y totalmente de baldre. El paisano Minio, nun lo pensó muncho y dixo que sí darreú, non por cayer nel engañu del Cura si non por que vió la oportunidá de llibrase del arbolón que tanto-y molestaba esin tener que facer un esfuerzu pal que ya nun tenía edá. Na alborada siguiente ya había xente trabayando en tirar abaxo la cerezalona.

Advertisements