el troncu la cerezal [parte III]

Yo nun sabía por qué, pero los paisanos entendíos del pueblu, entamaron a pensar d’onde podíen sacar un troncu bonu de cerezal, asina que quise entender que’twas una de les meyores maeres pa un trabayu como esti. Mientres cada ún daba la so idea, yo acordeme que Minio’l paisanu vieyu, tenía una cerezalona na so güerta que-y estorbaba por culpa los raigones y que ya me había contao delles vegades que si él tuviera venti años menos, tiraba de motosierra y nun-y duraba un asaltu. Comente-yos esto al conceyu de paisanos que discutien glayando unos per enriba d’otros como si la credibilidá tuviera direutamente relacionada col volumen de la pallabra. Chocome bastante que me ficieran casu, ya que la opinión d’un mozu enxamás’tis tan valoratible como la d’un paisano, pero al poco de conta-yos la mi idea, tábamos toos caleyando col cura a la tiesta pa dir a buscar a Minio que pa esa hora de la mañana, ya había dao por más que vistu l’incidente del robu y taba cuantayá trabayando na so güerta. Al llegar a la portiella pola qu’el paisano entraba tolos díes na so finca, el cura dio-y una voz pa que  s’averara y poder falar con él.

Advertisements