el troncu la cerezal [parte II]

Como en tolos llaos hai xente estremada abondo, nun tardaron en xorrecer les voces qu’animaben a los demás a dexar de quexase y a entamar a iguar lo qu’entavía tenía arreglu. Taba perclaro que la ilesia nun podía tar ensin santu, asina qu’aunque tolos vecinos llamentaben asgaya qu’hubieren robao la tradicional imaxe, unos pol valor relixosu y otros pol valor hestóricu, darréu vino a les tiestes de toos el nome d’Antón, que’twas’l carpinteru del pueblu, aunque xusto enantes de xubilase, había xurao qu’enxamás garraría un tablón nin un tucu maera en lo que-y quedaba de vida. Yera tal la gravedá del acontecimientu qu’había revolucionao esa mañana al pueblu enteru qu’Antón nun tardó muncho n’aceptar l’encargu, por que-y daba vergoña negase a facer un trabayu del que taba tola xente pendiente y por que’twas una forma de pasar a la hestoria del pueblín que lu había visto nacer (satisfaciendo asina bona parte del so escaecíu ego) y nel qu’esperaba dalgún día, lo más llonxanu posible, morrer como ficieron su pá y su má. La única condición que puso el carpinteru, foi que-y dieran la maera, por que la mano d’obra, les ferramientes y l’artesanía’twas cosa d’él.

Advertisements