el troncu la cerezal [parte I]

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Baxé pola cuesta’l palacio a ver si’twas verdá lo que me habíen contao. Delantre mi baxaba Minio, el paisano más vieyu del pueblu. Yera un paisano d’esos típicos, delgáu, con boina y madreñes, de narices y oreyes grandes y con una llargura engorrumbada pol pasu los años. Siempres dicía que nun tenía secretu p’algamar una vieyura tan prestosa y activa, y terminaba la esplicación contandote la cabera vegada que tuvo ingresáu y lo poco que-y quedaba pa dir pa’l nichu, too esto engalanao con varios “caso con dios” y “cagun mi manto”. Llegué a l’altura d’él cuando tábamos mesmamente delantre la puerte la ilesia. Taba abierta y unos cuántos vecinos axuntábense alrodiu’l Cura, con cares de resignación, afogando dalgún cagamentu por mor del edificiu y la compañía na que taben.

El Cura entamó a contanos que güei pola mañana, cuando llegó a la esplanada d’al lláu de la ilesia pa regar dalgunes plantes y  ver como diben esos inventos que facía nes rames de los carrascos, con una bolsa plástico y tierra, pa poder sacar carrasquinos pa regalar a tola xente que tenía pormetío unu, atopó qu’habíen robao la madreñona del tamañu d’un carretillo qu’usaba como tiestu pa estremaes plantes y qu’un vecín había regalao-y a la ilesia, a mediaos del sieglu XX, sacándola d’una sola pieza de maera. Al ver que la puerta llateral de la ilesia, tamién taba forciada, entró santiguándose, imaxinando’l estropiciu y la yaceria que abarruntaba atopar, pero choco-y ver los bancos nel so sitiu, los cuadros, tamién donaos por otru vecín, que-y prestaba pintar, seguien na paré, representando llugares y rincones del pueblu y la comarca. Siguía buscando por que sabía que si se habíen tomao la molestia d’estrozar la puerta pa entrar, nun diben marchar de vacíu. Nun había perres que robar, el confesionariu, tamién fechu de maera, taba nel so sitiu ensin daños. La puerta la sacristia taba como él da había dexao ayeri, asina, que cuando se diba a dar por vencíu, llevó los güeyos per enrriba l’altar y vió que la repisa onde tenía que tar la talla’l santu, taba vacía. El disgustu que llevó el cura al ver aquello, nun foi pequeñu, por qu’al delitu de robar amestábase la herexía de llevar la imaxe d’un santu.

SIGUIRÁ…

Advertisements