cansanciu

Hai poques coses na vida de les que nun canses. Son coses contaes, les que nun llegues a tarrecer o cuando menos, les que tan llibres de duda, nun momentu dáu. Canses d’aficiones, de xeres, de rutines, de coses materiales, de la xente, y cuando lleves esti cansanciu al estremu más inconcebible, lleges a cansar de tí mesmu. Si les meyores coses de la vida, tienen la capacidá de danos placer y bienestar llimitáu, imaxina l’efeutu que tien’bout los nuesos llímites d’aguante les coses que se nos imponen, les que, d’antemano nos causen indiferencia y’bout too, les que facemos obligaos. Si nun te gusta’l mariscu, o nun te da más por él,’tis normal que comas una ñocla entera tú solu, y quedes refalfiáu, de manera que si lo prebes en dos meses, apetezte arroxar.

Pero’tis más interesante cuando se da el casu contrariu y tamos delantre de daqué que nos presta abondo y que llevamos munchu tiempu ensin facer. Lo más normal’tis que disfrutemos d’ello durante un tiempu illimitáu, pero ’tain’t asina. Cuando tienes sede, muncha sede, beber’tis la prioridá cimera na to vida y nun lo cambies nesi momentu por ná, pero llega un puntu en que canses y tienes que parar. Cuando tienes ganes de mexar, necesites un water, un matu o una esquina con urxencia, con una urxencia vital que relega a tolo demás a un planu secundariu, pero la felicidá que tienes cuando algames el to fin’tis tan curtia como’l tiempu que se tarda en vaciar una vexiga de 600 c.c.. Cuando lleves muncho ensin dormir y tienes el suañu acumuláu, quiés más una cama que daqué pa xintar, perres o una bona moza (o mozu) dispuesta a concedete tolos favores que-y pidas. Despreciando esti tipu de coses, tan prestoses y apetecibles por cualesquier home o muyer,  namai por da-y gustu a la necesidá qu’angüaño tienes por prioritaria, too paecería indicar que’l momentu d’entamar a satisfacela  yera’l primer pasu d’un llargu caleyar intentando llegar al final d’un camín debuxáu nel suelu con forma de círculu. Pero ’tain’t asina, y la satisfación de to voluntá tien les hores contaes.Una carauterística más de nós, tan estraña como nós mesmos. Tan complexa y temporal qu’enxamás sabes cuándo va ser l’entamu, cuánto va durar y a quién o qué va tar lligada. Munches vegaes el tiempu fai de curanderu d’esti cansanciu, tratándonos colos fervinchos del escaecimientu y en ocasiones contaes, inclusu’tis posible que’l sol de la ilusión y el interés entame a medrar onde paecía que la lluz y el calor sólo’tisren sensaciones que veies nos demás pero que taben tan lloñe de ti como la cura del propiu cansanciu.

Advertisements