el caberu día la mio vida

El día que tenía qu’haber puesto’l puntu final a la mio esistencia llevantame tarde, por que la nueche anterior tuve procesando unes semeyes nel ordenador’til bien tarde. Sonó el despertaor’bout la una y media’l mediu día. Yera la señal que m’avisaba de que namai me quedaba una hora pa tener que baxar a la cochera a pol coche, pa dir a trabayar. Enantes, tenía que xubir la persiana de l’habitación, duchame, vestime y comer, el tiempu xustu pa tener la escusa de nun poder llavar los platos y tener que dexalos nel bañal. De camín pal trabayu, sólo me dio tiempu a escuchar el Patria sin sol de Stoned Atmosphere, que terminaba a la vegada qu’aparcaba nel garaxe, teniendo’l másimu cuidau coles putes columnes que  ya m’habíen dexao dalguna marca. Na mio xornada llaboral d’esi día, que trascurría dende les trés de la tarde’til les diez de la nueche, diome tiempu a trabayar como un perru, a folgar, a sentime realizau, a sentime un inútil, a deprender daqué nuevo y a escaecer daqué que ya sabía.

Como nesa época del añu tapecía a les siete, cuando me llegó el cambiu y pude colar,’twas de nueche cerrao. Baxé al garaxe y aproveché pa llimpiar bien ceo’l parabrises, por que lu tenía bastante chiscáu de gotes d’agua puerco. Lluéu monté nel coche y entamé la vuelta’l llar, cruzando’l pueblu y pasando por delantre’l monasteriu colos güeyos posaos nel cuentakilómetros y la tiesta nel aceleraor, pa nun pasar de 50 y que me pusieran una receta de les que manquen. Dempués too foi demasiao rápido, la curva, les lluces, les piedres na carretera y el camión enfrente. Un cortu de relidá virtual a cámara llenta, comprimíu en trés segundos. Fuí consciente en tou momentu de la gravedá de la situación y de cómo se fueron sucediendo los acontecimientos, entendiendo gradualmente, ún tras d’otru, los cambios que la inercia de la velocidá diba imponiendo. La única cosa que nun pude entender n’aquel momentu y entavía nun fui quien,’tis cómo coño pasé ente’l camión y la cuneta, ensin volcar o estampame. El casu’tis que tres segundos más tarde seguía na carretera echando güeyaes pol retrovisor y sintiendo un ñudu detrás del esternón que me tíraba del esófagu p’arriba xugando al yo-yo col mio estómagu. Pensé nello durante dos minutos más, llueu puse la radio y entretúveme faciendo zapping, aunque nin yo mesmu sabía qué taba buscando. A la hora y cuarenta minutos, llegué a mio casa, saludé a la xente y senteme a ver la tele. Como nun echaben na, enseguida fuí pala cama, piesllando con una rutina que daría miéu al asesín más fríu, el día que tenía qu’haber finao la mio vida.

Advertisements