nun te fies nin de to pa

Cuando’twas guaje, taba de paséu con mi pa, como’twas vezu poles tardes, enantes que tapeciera y entamara a refrescar. Xubimos caleya p’arriba dexando a la manzorga la Casa’l Fontán y detrás de nós el pueblu enteru, que nos despedía ente’l fumu que salía de les chimenees y el soníu apagáu de les esquiles de les vaques, que pastiaben nel práu de detrás de casa Ánxeles. Nun facía falta caminar muncho p’alcontrase en plenu monte, por que’l pueblu llindiaba direutamente con él, ensin más transición qu’una caleya escoltada por un bebederu vaques a un lláu y una fila truébanos al otru. Dempués de quince minutos de paséu llegamos a la par del troncu de la castañal muerta que tanto me llamaba la atención, pola so forma, el furacu que tenía, mostrando una puerta de salida a cualquier “cosa” que-y petara venir a esti mundu y por que aunque nun lo quería reconcer, nel fondu, dábame miéu. Mi ma venía munches vegades con una bolsa y una paletina a coyer una mezcla d’ente cachinos de maera podre y tierra qu’había nel so interior por que dicía que’twas’l meyor sustratu pa plantar plantes nos tiestos. Mi pa mirome y por dalguna estraña razón, noté na so forma de falame qu’había tomao una decisión que llevaba tiempu maciellando. Díxome qu’intentara esguilar pol troncu, por que tenía qu’enseñame una cosa. Al ver lo seriu que taba, nun tuve gana de discuti-y, asina qu’entamé a garrame a les curves que’l troncu debuxaba con tola fuercia que tenía, pa intentar vencer el miéu y la incertidumbre. Foi más fácil de lo que yo pensaba, gracies a la irregularidá de la maera retorcía que casi me valía d’escalera. Cuando ya taba bien altu, di la vuelta pa quedar de cara pa mi pa, que me miraba dende abaxo mientres estendía los brazos y me dicía que me tirara.  La verdá’tis que nun contaba con ello y tenía miéu tirame dende tanta altura, aunque fuera a los brazos de mi pa. Entós zarré los güeyos y llanzeme colos brazos estendíos, faciendo un alarde de valentía y intentando nun pensar que taba mangáu nuna castañal a dos metros d’altura. Entós pasó una cosa que nun cuntaba con ello. El paisano, apartose con un movimientu rápidu dexando que m’esfocicara, ente’l barru y les fueyes que taben nel suelu. Intenté llevantame, medio desorientáu, pero namai fui quien a poneme de rodilles, mientres colocaba na mio mente el cielu enrriba mi, y el suelo enbaxo. Nesi momentu, sentí les manones de mi pa a los dos llaos de la mio cara, dirixendome la mirada escontra de la d’él y entá, medio mareáu, sentilu dicir una fras que nun se ma va escaecer mientres viva. “PA QUE NUN TE FÍES NIN DE TO PA”.

“Viendo estes imáxenes de Xapón, doime cuenta que la fras tien un sentíu universal y va muncho más allá de la mio castañal y el mi pueblu. De xuru que’tis por culpa de la globalización.

Advertisements