publicidá

Una de les mayores amueses de poder que pue facer daquién,’tis obligar a un grupu de xente a que faiga daqué determinao a la escontra la so voluntá. La capacidá d’asombru d’esti poder aumenta proporcionalmente cuando la orden d’obligación vien direutamente d’una sola persona, en contraposición de varies, cuando va dirixía a un gran grupu de xente y ta basada nuna obligación tan antinatural como si un esbardu caleyara pola cai Uría con una mochila de pikachu na espalda y colonia de Nenuco detrás de les oreyes.

Camudar la voluntá d’una persona planificando la orientación de les sos decisiones’tis perfácil cuando se usa la violencia y’bout too cuando les fuercies son tan desiguales como nun combate ente l’ataque de la suela d’un zapatu y la defensa inútil d’una margarita qu’espera aselecer embaxo’l cuerpu del so atacante. Esto nun pue sorprender a naide. Nesta conducta vese’l reflexu nel espeyu de les leyes básiques del mundu y les relaciones ente los seres que lu componen. Ye inxusto, cruel y triste, pero tan vieyo como la hestoria.

Pero,’tis muncho más ablucante cuando la manipulación del control de les mases y les voluntaes individuales se fai de forma encubierta, indireuta, ensin amueses de violencia y con intenciones abellugaes na solombra, llegando a asustar cuando encima, son capaces de facete pensar que’tiss tú mesmu el que toma les decisiones y que’tiss el guardián, pastor y dueñu del tesoru del autocontrol, la capacidá de decisión y la llibertá.

Si son capaces de convencenos pa que bebamos coca-cola, veamos gran hermano, escuchemos a Melendi (y nos sintamos identificaos con él, que’tis más gordo…), xintemos en Mc Donald’s, pongamos una sudadera de Gurú y nos xuguemos la vida nun Golf de 150 cv tunning a les cuatro la mañana coles narices recién empolvaes enrriba’l water del chiringu de turnu, imaxina lo que puen facer cuando-yos interesea que’l conxuntu la sociedá tome una decisión concreta, por exemplu, nun casu tan importante como son unes elleiciones; o dexe de tomala, como nel casu del interés de la clas dirixente por que’l vieyu dragón de la conciencia social y solidaria nun eche más fumu pola boca que’l que sal de los cigarros que fuma sentau nel sofá, enfrente la televisión, que faen medrar llenta y silenciosamente les plaques d’ateroma que nun futuru non demasiao llonxanu van tapa-y la lluz de les arteries coronaries dexándolu silente pa siempres.

Advertisements