infección

Les infecciones son un procesu natural de supervivencia nos seres vivos. Aseméyase a eses guerres colonizadores d’invasión de territorios foriatos, onde’l exercitu atacante’tis un neumococu, la sangre derramada’tis la fiebre, los que se defienden tienen nes manes antibióticos en vez d’espades o fusiles, el campu de batalla’tis un polmón y la muerte’tis un xeneral gordu y vieyu con un caballu grandón que nun quita güeyu a la llucha al traviés d’un catalexu a un kilómetru de distancia. Nun dexa de ser una ofensiva colonizadora escontra la que’l home llucha dende que Fleming atopó el Penicillium notatum matando Staphylococcus aureus na so placa de petri.

L’home y la muyer nun son más qu’una parte piquiñina de la ñatura, aunque a veces nun lo paezca y gasten gran parte de les sos enerxies al cabu’l día en facer ver tolo contrario. Hai coses qu’enxamás se puen camudar, por munchu que la xente ponga chubasqueros a los perros, los dexe dormir enrriba la so cama y los matricule n’escueles. Siguen siendo perros. Poro’l procesu d’infección pue trasportase a la rialidá mundial, inclusu a la universal. D’esta manera, l’ente qu’enferma’l mundu y lu fai camudar, alterando los sos vezos, les regles aceptaes por toles partes implicaes dende que too escomencipió,’tis’l microorganismu dañín qu’hai que semar na placa de petri y llueu facer un antibiograma pa conocer a que antibióticu’tis sensible. Una vegada conocía esta información, que nos diz les armes qu’hai que usar nesta guerra, solo hai que xuntar a los soldaos nel campu de batalla escoyíu.

Ta perclaro que nós, somos los que tamos dañando esti planeta, como la infección que enllena’l polmón de pus y nun lu dexa facer l’intercambiu d’O2 y CO2 nos sos alveolos. Y tamién paez bastante claro qu’igual que Fleming atopó la solución, aunque fuera gracies a la suerte, el cuerpu enfermu d’esta tierra, tarde o temprano atopará la so solución y encontrará la forma d’eliminar el neumococu que la infecta.

Advertisements