fiches de dominó

Lleguen cambios y aunque puedas parar o retrasar dalgunos, hay otros que nun se puen evitar, aunque haya xente que pasa munchos años de la so vida intentándolo. Los que más manquen, son los que camuden una situación llarga nel tiempu y ves piesllase una puerta detrás de ti que te mete nun pasiellu tan llargu y estrechu nel que na más entrar daste cuenta qu’enxamás vas poder dar la vuelta y tornar’bout los tos pasos. Pero’tis simpático a la vez que cruel, que puedas echar una güeyada atrás, siempres que te pete, inclusu favorecía pol airin frescu que sientes na nuca y te fai cada vez más duru cada pasu alantre.

Les esperiencies nes époques pasaes na nuesa vida tienen esi puntu de recuerdu atristayau, sofitau polos pegoyos de la falsedá y la pérdida de memoria, aunque seya involuntaria en munchos casos. Poro, los cambios son un puntu d’inflesión nel llibru de la nuesa vida. La punta onde se cuelga el cuadru de la llamentación, l’arrepentimientu, la nostalgia y en dalgún casu l’aliviu. Eso fai que los tengamos como referencia de lo que foi y lo que’tis, que-yos demos tanta importancia y que lleguemos a clasificar la nuesa vida, los nuesos recuerdos nuna cronoloxía direutamente subordinada a ellos.

Ye imposible saber como’l primer cambiu importante na nuesa vida, pudo determinar tolos que vinieron detrás. Como si nuna fila llarga de fiches de dominó con voluntá propia, cada una que cai, pudiera emburriar a la siguiente hacia un númberu infinitu de fiches que nun son más que’l entamu d’otru númberu infinitu de fileres. Cuántes vegades nos salimos d’un camín marcau y dempués de delles variaciones, estremaes y aleatories, tornamos al mesmu camín como si enxamás hubiéremos colao d’él. Nel caxón de les utopíes que guardamos nel armariu del desván onde más complicao’tis llegar’til él y abrilu, tenemos la maza que’tis capaz de desguazar les muries del pasiellu de forma que los escombros vayan cayendo nel camín que tenien que ocupar les fiches y destrozai el plan al destín. Ye una d’eses coses que namai se pue camudar destruyéndolo.

Advertisements