el pasu del tiempu

Dicen que’l pasu’l tiempu’tis un remediu que namai se pué asemeyar a les propiedaes curatives de la cirigüeña. Ye efectivu a la par que de baldre, ya que la cirigüeña podemos atopala por culalesquier seve del nuesu país, en cualesquier conceyu, ensin que naide te diga na por echar mano d’ella cuando la necesites o te pete. El tiempu,’tis él el qu’echa mano de ti, de la to vida, quieras o non, tamién ensin coste dalgún (polo menos monetariu) y ensin que sólo lu pueda parar una vieya arrugá, engorrumbá, con un vestíu prietu y una guadaña nes manes. Ye sorprendente como’l tiempu nos fai camudar la opinión, los nuesos vezos, a nós mesmos. ¿Cuántes decisiones hubiéramos tomao igual si en vez de decidir na más que se nos plantea la dubia, hubiésemos esperao un par de díes?. A mi paezme que ninguna o muy poques. Munches veces oyí la típica entruga: “¿Si tuvieres oportunidá de volver atrás, que camudaries na to vida?, el que respuenda que na,’tis un neciu, un mentirosu o un llocu.

A lo llargo la nuesa esistencia, pasamos demasiau tiempu esperando. Esperando a que acabe esa clas, a que llegue la hora de colar del trabayu, a que fine la carretera que tienes delantre y ríese de ti en cada curva, esperando atopar esa persona, esperando que fine la conderga que te ata a los tos fantasmas, a que llegue esi coche, a que acaben el pisu y puedas vivir nél, esperando a que te llamen del caberu trabayu onde dexaste el to curriculum, a que suene el despertaor a les seis de la mañana, esperando a qu’esa pelota de goma te de na espalda mientres corres baxo’l orbayu, a algamar terminar col tratamientu, a que fermente esa sidra y se pueda corchar, a que’l perru mexe a les seis y venti la mañana pa poder xubir pa casa d’una puta vez, a que llegue’l final d’esta oposición, a que te ingresen la nómina, esperando a que la caravana que tienes delantre entame a movese y puedas llegar a la to casa, a que la rialidá camude y les coses vayan a meyor, a que se agote la batería, a que cargue, a que torne la lluz, a demasiaes coses.

Simplemente, esperamos a que pasen les hores, los díes, los meses; esperamos col únicu fin de que llegue la nuesa meta, el obxetivu concretu que tenemos na tiesta, ensin vivir esi tiempu d’espera, y munches vegades escaecemos que a la fín, el tiempu siempres corre a la escontra.

Advertisements