competición caníbal

El canibalsmu’tis la versión moderna y socio-llaboral del demoniu malu que tenemos nel hombru y siempres nos intenta convencer que nun-y faigamos casu al anxelín del hombru contrariu. Hay delles teoríes que dicen que’tis una carauterística que depende en forma del xéneru de la persona, de la educación o del entornu. La verdá’tis que la educación ta basada en parámetros numéricos que fai inevitable la comparanza ente los competidores, sofitada poles families, los profesores, los propios compañeros y esi instintu primariu que tenemos afitáu na mesma base de la evolución que nos obliga baxo pena de llamentación a quedar por enrriba l’otru. Entama a la vegada qu’entamamos a compartir tiempu y nuevos retos con otra xente y va medrando a la vez que somos más vieyos y los retos van tornándose más serios y complicaos. Esta estratexa de guerrilla llega a unu de los sos momentos cumbre cuando tas acabando la etapa del institutu y entres n’esa selmana de llocura y suañu na que decides el to futuru llaboral y gran parte del personal al facer un mecigayu col frutu del trabayu de los caberos años y el resultáu d’un maratón concentráu que va determinar la to vida muncho más de lo que pues llegar a imaxinar n’esi momentu por culpa de los años y los nervios.

Cuando los demás piensen que’tiss una persona ya fecha y tienes un trabayu que te dexa mantener el to puestu na carrera de la consumición, entá se fai más gacienta, lletal y asesina, esta competición. Llégase a esi puntu nel que’l rifle de la vergoña se te dispara nel focicu el día que te das cuenta que los tos fracasos son más llevaeros si el to compañeru tuvo un fracasu mayor y escaeces el poder de la llucha conxunta a cambiu de cortar toles rames del rosal del to vecín, que xorrezcan con flores más guapes que les tuyes, ensin preocupate si les tos plantes necesiten agua, cuchu o un requexu más soleyeru.

Ye curioso que la mesma xente que vi morrer matando nel campu de batalla de la envidia como depredadores xabaces, reconocien un por un que mientres siguiéramos con esta competitividá autodestructiva enxamás espoxigaríamos como coleutivu.

Advertisements