¿cuántos collacios tienes?

Un collaciu’tis una persona cola tienes una cierta dependencia. Interéseste poles coses que-y pasen, echando un gabitu siempres que te lo pida o a ti te paezca que fai falta, namai a cambiu d’un puquiñin de reciprocidá, aunque a vegades, esti interés solo’tis unilateral. La confianza’tis perimportante, non pa llegar a un gráu estremu a la hora de conocer al otru, sinon a la hora de que te perdonen les ofenses o desvaríos (asina como nosotros perdonamos cuandu nos ofenden, amén). Esti’tis un pasu básicu pa que la amistá seya llarga y duradera, por que d’amistaes efímeres ta’l mundu vertiendo.

Hay xente que nun sabe lo que’tis tener un númberu importante de collacios na so vida. Pue ser por causa de les circunstancies, de la xente que ta alrodiu ti, o de la forma de ser d’unu. Si enxamás lo tuviste, lo llóxico’tis que nun lo eches de menos, aunque toos sabemos que nun tien’cause ser asina. Paez más grave si’tis alrevés y sufres un cambiu radical no que ya tabes acostumbráu y tenies como vezu. Paezme qu’en mayor o menor medía, llega un puntu en que a toos nos pasa daqué apaecío. Pue ser asina, o por culpa d’esa estatua de xelu que’tis la xente que nun determináu periodu de tiempu ta al to llau, dispuestos a escuchar les tos preocupaciones, contate les d’ellos o inclusu a partise la cara col primeru qu’apaezca, nel to nome. Como una seleción ñatural, l’aire la seronda siempres llimpia les rames de vieyu carbayu, posando les fueyes muertes o enfermes a la vera los sos raigones, aunque nun pueda esborronar la marca que la fueya dexa na rama enantes de cayer, pa bien o pa mal.

Advertisements